Veganismo, ¿como una solución para el cambio climático? ES|EN

Scroll down to english version


Nuestra dieta influye en el calentamiento global: debemos cuestionar el consumo de productos de origen animal si no queremos destrozar el planeta.


Seguramente en casa tienes varios cubos de basura para reciclar: plásticos, residuos orgánicos, papel y cartón, vidrio… Quizás también te duches en vez de bañarte, para reducir tu consumo de agua. Puede incluso que utilices el transporte público para desplazarte a diario y así ayudar a reducir los niveles de contaminación en tu ciudad. Sin embargo, ¿te has planteado cómo influye lo que comes en el medio ambiente?

Un reporte filtrado del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), el organismo de la Organización de las Naciones Unidas de evaluación de la ciencia relacionada al cambio climático, dice que, a menos que cambiemos la forma en que el mundo produce alimentos y maneja la tierra, será imposible mantener las temperaturas globales en niveles seguros.

“El cambio climático exacerba la degradación de la tierra a través del aumento de la intensidad de las lluvias, inundaciones, la frecuencia y severidad de las sequías, olas de calor, viento, aumento del nivel del mar y la acción de las mareas”, dice el reporte.  

El planeta está llegando a un punto en el que podría no haber retorno. Junio de 2019 fue el mes más caluroso jamás registrado en la Tierra, de acuerdo con la European Satellite Agency, con temperaturas 2°C más altas de lo normal. Alrededor de todo el mundo, la temperatura promedio nunca fue tan alta.

Otro reporte, escrito por el experto en derecho humanos de la ONU, Philip Alston, en el que argumenta la creciente crisis climática podría comprometer los derechos humanos, creando un “apartheid climático”.

“El cambio climático amenaza con deshacer el progreso en el desarrollo, la salud global y la reducción de la pobreza de los últimos 50 años” dice Alston. 

Cuando combatimos los gases de efecto invernadero, los activistas por el clima (y todas las personas, en realidad) deben ir más allá de los automóviles, las fábricas y las centrales eléctricas. De otra forma, la solución está destinada al fracaso, dado que la agricultura, la industria forestal y otros usos del suelo producen al menos un cuarto de los gases de efecto invernadero. 

¡El ganado es responsable por la emisión de más gases de efecto invernadero que todo los transportes del mundo juntos! En 2016, solo tres de las mayores empresas de carne en el mundo: JBS, Cargill y Tyson, fueron responsables de más gases de efecto invernadero que Francia. Las cinco empresas más grandes son responsables por emitir más contaminantes que las mayores compañías de petróleo, como Exxon, Shell y BP.

El nuevo reporte IPCC destaca que los recursos de la tierra tendrán que ser manejados de una forma más sustentable, de manera que se emita menos carbono que en la actualidad.

Las fábricas producen grandes emisiones de dióxido de carbono, pero aquellas que son ganaderas y/o parte de la industria láctea, a parte de este gas, generan CH4 (metano), producido por las bacterias intestinales del ganado cuando este digiere su alimento. Al quitar los productos de origen animal de nuestra vida (causantes del 14,5% de todas las emisiones), estaríamos deteniendo la demanda de estos y contribuyendo así, a la declinación de los gases que más han aumentado desde 1958 (más de 131%) y los cuales son causantes del efecto invernadero.

Una de las consecuencias del cambio climático son las sequías, y donde más se invierte agua dulce es en la ganadería, ya que para producir 1 kg de carne se necesitan 9.000 L de agua, en cambio, para generar 1 kg de tofu se necesitan 2.200 L de agua. Una diferencia notable, entre alimentos que si bien, no poseen la misma cantidad de proteínas, se destaca al tofu por no tener colesterol pero ser rico en calcio.

Dado que el veganismo es una filosofía que se basa en respetar a todos los animales por igual, inducirá a que además de abstenernos de los productos de origen animal, reduzcamos nuestro consumo de artículos desechables, ya que esto contamina al océano (hábitat de diversas especies marinas).

La ONU es un defensor de largo aliento de las alternativas basadas en plantas. Recientemente, lanzaron un video que dice que las comidas sin carne son una tendencia mundial, argumentando que reducir el consumo de carne es esencial para prevenir la degradación del medio ambiente. 

¿A ti también te preocupa el medio ambiente? Es tiempo de hacer algo al respecto, cambiar a una dieta vegana más sustentable y compasiva.



ENGLISH VERSION