Todos necesitamos ser raros


"El arte de no encajar en el mundo, y no temblar de soledad."

- Elena Poe


"Tengo la idea de que lo raro es maravilloso. Y también es rentable."


¿Sabes quién es raro? Astronautas, santos, ganadores del premio Nobel, científicos. Personas con pasatiempos de los que nunca has oído hablar o que tienen miedo de intentarlo. Gente que dice lo que piensa. Personas con problemas y soluciones. Personas que (envidiablemente) no son como tú. Ser raro significa ser notablemente diferente. Significa ser o hacer algo que hace que otras personas miren, se rían, aplaudan o abucheen. Y es algo que todos debemos cultivar.

¿Por qué? porque lo raro/extraño tiene menos competencia.

La rareza, por su propia definición, es una desviación de la norma, lo opuesto a una mercancía. La rareza crea sus propios mercados. La rareza crea sus propias reglas. La rareza proporciona espacio para respirar y apalancamiento. Más rareza, más libertad porque cuando no intentas encajar, eres libre de destacar. Los sobresalientes, si no lo habías notado, inspiran respeto y atención. A veces, salirse de la línea significa que no tienes que esperar para hacer lo que siempre quisiste hacer.


Está bien ser raro, y aquí te va porqué

1. No existe tal cosa como "normal".

La personalidad existe en un espectro. No hay un lugar correcto o incorrecto en el espectro. La idea de ser objetivamente normal se creó para vender productos y agendas políticas. Lo que es normal para mí puede no serlo para ti y mucho menos tiene que serlo. Cuando perseguimos lo normal, perdemos de vista lo natural. Lo natural es la nueva normalidad.


2. Lo que piensas que es extraño es realmente tu superpoder.

Todos tenemos rasgos (físicos, intelectuales, emocionales, etc.) que nos hacen diferentes. El ego dice que las diferencias son fallas que deben ocultarse. La verdad es que lo que te hace diferente es tu superpoder. Simplemente no has aprendido a aprovechar el poder todavía. En lugar de ocultar tu rareza, aprende a usarlo. Tu timidez, por ejemplo, podrías convertirlo en un mejor oyente. Tu risa incómoda puede hacerte entrañable. Nuestras peculiaridades, cuando las dominamos, contienen un gran poder. Eso que crees que te hace no encajar en cierto grupo de personas, te hará único y especial para los demás.


3. El mundo necesita más autenticidad.

En un mundo donde la conformidad es la opción más fácil, la autenticidad tiene una gran demanda. En el fondo todo el mundo quiere ser más real, pero todos tenemos miedo de ser los primeros. Cuando comienzas a vivir como tu verdadero yo, con rarezas y todo, les das permiso a quienes te rodean para que hagan lo mismo. Puede que no lo digamos en voz alta, pero todos quieren ver su yo honesto. Estamos hambrientos de realidad.


4. Todo el gran arte fue creado por gente rara.

Cada gran avance creativo - artístico, musical, científico, etc. - por definición es extraño porque introduce una solución más allá del paradigma existente. y requiere una nueva forma de pensar. Aceptar tu rareza te da una nueva perspectiva, y el mundo necesita una nueva perspectiva. La innovación no ocurre dentro del status. La innovación ocurre cuando los forasteros desafían el status con ideas extrañas.


5. Resistir tu rareza te oscurece.

Todo el mundo tiene características únicas. Permitirnos expresar estas características únicas nos hace sentir bien. Pero ocultar nuestras características únicas y resistirnos a nuestro yo natural nos hace sentir nada bien y oscurece nuestra personalidad. Al igual que un agujero negro es el resultado de la ausencia de una estrella, también la resistencia a nuestras cualidades únicas, por extrañas que sean, resulta en una proyección oscura e invertida del yo.


6. Destacar es cómo encuentras a tu tribu.

Muchas personas que se conforman lo hacen por temor a sentirse solas. Pero destacar no te hará sentir solo, ni mucho menos. Al vivir con honestidad, descubrirás a otros que se alinean con tu rareza. Esta es tu tribu. Cuando te levantes y vivas de acuerdo con tu propósito, encontrarás a aquellos que se han levantado antes que tú, y servirás de inspiración para los que se levantarán a continuación.


7. Cuando seas dueño de quién eres, el mundo se conformará.

Cuando te veas a ti mismo como capaz, los demás también te verán como capaz. Cuando te veas a ti mismo como incapaz, los demás también te verán como incapaz. Hay poder en la autopercepción. Cuando dejas de encajar y comienzas a destacar, puede ser incómodo al principio. Pero cuando te apropias de tus acciones e ignoras el miedo a las críticas, el mundo, en la medida de tu convicción, se adaptará a tu percepción de ti mismo.