Guía para principiantes al veganismo


Toda criatura viviente tiene derecho a vivir éticamente.

Adentrarse en el mundo del veganismo puede ser un viaje abrumador y aterrador, especialmente si eres el único en tu círculo social que adopta este estilo de vida. Pero con este estilo de vida que está cobrando impulso, afortunadamente hay muchos recursos y recetas disponibles para ayudar a una transición sin problemas.

Antes de comenzar hay algunas cosas importantes que quiero mencionarte:

  • De ninguna manera debes sentirte forzado o presionado para convertirte en vegano. La decisión debe ser tu propia decisión consciente; una que viene de un lugar de compasión y emoción. Si hay personas en tu vida que no están listas para unirse a ti en la transición, ten por seguro que encontrarás una comunidad muy grande que está esperando por ti.

  • No tienes que volverte completamente vegano para apreciar estos consejos. Incorporar más alimentos a base de plantas en tu vida es una victoria general.

  • Si tienes una afección médica, si estás inmunocomprometido o si estás alimentando a niños muy pequeños, habla con un médico o dietista antes de comenzar.

Sin más, ¡comencemos!



1. Comienza con una mente abierta.

Olvídate de lo que has escuchado acerca de que los alimentos veganos son insípidos, el estilo de vida es demasiado costoso, no obtienes suficientes nutrientes o simplemente te lleva demasiado tiempo incorporarlo a tu vida. Si comienzas con una actitud negativa, se sentirá como un castigo. Pero está lejos de eso. Comer de esta manera es nutritivo, delicioso y saludable. Es la comida que te ama, tanto como tú la amas. Y como cualquier otra cosa: se vuelve más fácil con el tiempo y la práctica. Encontrarás lugares más accesibles para comprar, y preparar comidas será igual de rápido con el tiempo. Así que olvida todo lo que crees que sabes y sumérgete con la mente abierta.


2. Date tiempo extra.

Como dije, casi todo lo que hacemos es más difícil y requiere más tiempo al principio. Por lo tanto, programa intencionalmente un tiempo extra cuando se trata de preparar comidas al menos durante las primeras semanas. Las primeras semanas son tu oportunidad para probar combinaciones de ingredientes y saber cuáles son los que van mejor contigo; la opción más sencilla de asegurarte de estar aportar los suficientes nutrientes en cada una de tus comidas es guiarte con la pirámide de alimentación vegana disponible en la sección de descargas. Te volverás más rápido en la cocina y al mismo tiempo lo disfrutarás aún más.


3. Mantente abastecido.

El cambio de estilo de vida será complicado si no tienes nada con qué trabajar. Comienza por abastecerte de los elementos esenciales de la despensa; puedes guiarte con la lista de ingredientes que he creado para una semana disponible en la sección de descargas.

¿Y sabes qué? ¡El veganismo es igual de divertido! Cuando recién estás comenzando, tampoco tienes que ir tan extremo y prohibirte comer golosinas, solo para envidiar a otros que las disfrutan. Compra un poco de chocolate negro sin lácteos de buena calidad o prepara tu propio chocolate con la receta disponible en nuestro recetario, o una bolsa de papas fritas para cuando tengas antojo, o disfruta de productos horneados como panqué vegano, galletas veganas o muffins veganos. Recuerda que aquí encontrarás recetas de postres y snacks deliciosos también.


4. Enfócate en agregar, no quitar.

Es sumamente importante no ver el veganismo como una dieta de privación, sino todo lo contrario. Es un estilo de vida de comer en abundancia. Muchas veces, cuando las personas piensan en el veganismo, piensan en todas las cosas que no pueden tener: carnes, pollo, pescado, queso, yogur, mantequilla, helado, leche. Evitemos esta mentalidad y enfoquemonos en agregar más y dejar que estos alimentos reemplacen naturalmente a los demás. Agregando más alternativas lácteas de origen vegetal como leches y yogures de soya, almendras, arroz o cocos, más granos enteros, más frutas, más verduras, más nueces, semillas, mezclas de frutos secos, frijoles, lentejas, tofu.


5. No te tienes que olvidar de los tacos

Una de las cosas que se piensa que se tendrá que evitar son los tacos y si eres nuevo en el veganismo aprovecha las muchas "carnes simuladas", también conocidas como "proteínas vegetales texturizadas" que se pueden encontrar en la mayoría de las grandes cadenas de supermercados. Algunos simulacros de albóndigas, simulacro de carne molida y pollo simulado ayudarán a tu transición con seguridad. Y si no sabes cómo cocinar tofu, también tienen tofu pre-sazonado disponible en la mayoría de las tiendas. Con el tiempo, puedes sustituir otras fuentes de proteínas vegetales más saludables si lo deseas, cosas como tu propio tofu, tempeh, lentejas y frijoles sazonados y preparados. Pero al principio, sigue adelante y usa todos los recursos disponibles para ti. Recuerda que es un paso a la vez.


6. Agrega legumbres lentamente.

Cuando comiences a incluir más frijoles y lentejas como tu fuente de proteínas y carbohidratos de origen vegetal, es importante hacerlo lentamente. Mucha gente pasa de no tener nada a una taza o más al día. Eso seguramente le dará gases e indigestión. Empieza con tan solo 2 cucharadas al día, aumen