El síndrome de desconexión; una triste coyuntura. ES|EN

Scroll down to english version























En el estilo de vida materialista no cabe el concepto de amistad, no cabe el concepto de amor: puro trabajo, 24 horas del día, como máquina. Por ende, en la sociedad moderna terminamos convirtiéndonos en parte de esa gran máquina móvil.

- Su santidad el XIV Dalai Lama, El libro de la alegría.


Contesta mentalmente algunas preguntas con nosotros...


¿Qué fue lo primero que hiciste esta mañana al despertar? ¿Qué secuencia de actos describen tu mañana típica? Apostamos a que tu rutina ha cambiado radicalmente con respecto a como era hace apenas 10 o 15 años. ¿Cuántos minutos pasan antes de que revises el teléfono celular o te desplaces por algún medio de comunicación o redes sociales? ¿Cuántas veces deslizas el dedo? ¿Cuántas veces haces clic? Y, por lo general, ¿Qué desayunas? ¿Cereal, un bollo, pan dulce, un bisquet, una dona que puedes llevar en la mano mientras haces otras cosas? ¿Qué clase de interacciones personales tienes con tus seres queridos antes de salir de casa?


Mientras conduces al trabajo por la misma ruta que siempre has tomado, ¿vas sintonizado contigo mismo y piensas tranquilamente en el día que tienes por delante? ¿O te sientes angustiado, disperso y abrumado? ¿Vas mandando mensajes de texto, revisando tu correo y hablando por celular cuando deberías estar atento a los semáforos? Cuando llegas a la oficina, ¿te cuesta trabajo concentrarte durante un largo rato sin que te arrastren las distracciones digitales? ¿Comes en el escritorio? ¿Realizas diversas tareas al mismo tiempo a lo largo del día, siempre con teléfono cerca de ti? ¿Te comunicas con la gente sobre todo mediante correos electrónicos, mensajes de texto y llamadas telefónicas, más que en persona?


Después del trabajo, ¿te das tiempo para dar una reconfortante caminata al aire libre o para hacer ejercicio?, ¿o llegas a casa, te sirves un trago y cenas comida procesada o envasada? ¿Te vas a la cama exhausto al final del día y, sin embargo, no puedes conciliar el sueño?


¿Te despiertas de forma repentina en medio de la noche? Y cuando despiertas por la mañana, ¿te levantas sintiéndote miserable, sólo para repetir la misma rutina monótona?


Nuestra sociedad ha experimentado un cambio fundamental desde principios del siglo XXI, en gran parte debido a una explosión en la disponibilidad de tecnología personal que nos mantiene enganchados. Se calcula que 70% de los seres humanos del planeta poseen un teléfono inteligente.* Los datos disponibles muestran que el usuario promedio de internet pasa más de dos horas al día en redes so