El fraude de los antioxidantes


Los anuncios que proclaman las virtudes del jugo o el extracto de alguna fruta exótica que tiene el mayor contenido de antioxidantes del mundo están por todas partes. Quizá te preguntes por qué tanto escándalo.

¿Qué beneficios tiene ingerir antioxidantes?

En resumen, éstos ayudan a controlar los radicales libres merodeadores. No obstante, mientras que el cerebro genera grandes cantidades de éstos, carece de la suficiente protección de los antioxidantes que están en el resto del cuerpo. Por fortuna, hoy en día entendemos cómo compensar esta disparidad dañina y sabemos que no podemos hacerlo sólo consumiendo antioxidantes. Nuestro ADN puede activar la producción de antioxidantes protectores en presencia de señales específicas, sistema que es mucho más poderoso que cualquier suplemento alimenticio. Por lo tanto, si has estado comiendo frutas exóticas o consumiendo cápsulas de vitaminas E y C con la intención de superar a los radicales libres, toma en cuenta lo siguiente.


En 1956 el doctor Denham Harman demostró que los radicales libres son "aniquilados" por los antioxidantes, por lo cual nació la industria de los antioxidantes.* Sus teorías se hicieron más sofisticadas en 1972, cuando reconoció que las mitocondrias, que son las verdaderas fuentes de los radicales libres, son las que están en mayor riesgo de sufrir daño por culpa de éstos, y que cuando la función mitocondrial se ve afectada por este daño, el resultado es el envejecimiento.*


Comprender los efectos nocivos de los radicales libres...

Sobre todo en el cerebro, ha motivado a los investigadores a buscar mejores antioxidantes para proporcionar al cerebro cierta protección con la intención no sólo de evitar enfermedades, sino de mejorar las funciones cerebrales. Por ejemplo, la relación entre el deterioro cognitivo leve y los radicales libres fue descrita con profundidad por el doctor William Markesbery, de la Universidad de Kentucky, en un artículo publicado en 2007. En dicho texto, Markesbery y sus colegas demostraron que la función cognitiva empieza a deteriorarse desde temprana edad, mucho antes de que se diagnostique la enfermedad neurológica. También notaron que los marcadores elevados de daño oxidativo ocasionado a las grasas, las proteínas y hasta al ADN se correlaciona directamente con el grado de deterioro mental. Markesbery afirma que:

“Estos estudios establecen que el daño oxidativo es un evento temprano en la patogénesis del Alzheimer, el cual puede servir como objetivo a tratar para frenar la progresión o incluso la aparición de la enfermedad”. Luego agrega: Se requerirá una combinación de mejores antioxidantes y agentes, así como de mecanismos regulados de defensa en contra de la oxidación, para neutralizar el componente oxidativo de la patogénesis del Alzheimer. Lo más probable es que, para optimizar estos agentes neuroprotectores, tendrán que ser usados en la fase presintomática de la enfermedad.


En términos simples: necesitamos estimular nuestras defensas innatas contra los radicales libres antes de que aparezcan las señales y los síntomas del deterioro cognitivo.

Si reconocemos que la humanidad está llegando a los 80 años o más con un abrumador riesgo de 50% de padecer Alzheimer, hay mucha gente a la que desde este instante podríamos considerar como “presintomática”. Por lo tanto, si tu tejido cerebral está siendo bombardeado por radicales libres, ¿tiene sentido saturar de antioxidantes?

Para contestar a esa pregunta necesitamos tomar en cuenta los proveedores de energía de las células: las mitocondrias. En el proceso normal de producción de energía, cada mitocondria produce cientos si no es que miles de moléculas de radicales libres al día. Si las multiplicamos por los 10 mil millones de mitocondrias que cada uno de nosotros posee nos dará un número inconcebible de 10 seguido por 18 ceros. Entonces uno se preguntaría qué tan efectiva es una cápsula de vitamina E o una tableta de vitamina C para enfrentar la arremetida de estos radicales libres. Los antioxidantes comunes trabajan sacrificándose para ser oxidados cuando se enfrentan con los radicales libres; es decir, una molécula de vitamina C es oxidada por un radical libre. (A esta reacción de 1:1 los químicos le llaman estequiométrica.) ¿Te imaginas cuánta vitamina C o antioxidantes por vía oral necesitaríamos para neutralizar el incuantificable número de radicales libres que el cuerpo produce al día? Por fortuna, como es de esperarse, la fisiología humana ha desarrollado su propia bioquímica para producir más antioxidantes protectores durante las temporadas de mucho estrés oxidativo. Lejos de ser del todo dependiente de las fuentes externas de antioxidantes, nuestras células tienen la capacidad innata de generar enzimas antioxidantes a petición.


¿Qué implica la desintoxicación para la salud cerebral?

El cuerpo humano produce una amplia gama de enzimas que sirven para combatir el gran número de toxinas del exterior a las que nos vemos expuestos, así como a las que se generan en el interior durante el curso del metabolismo normal. Dichas enzimas se producen bajo la dirección del ADN y han evolucionado durante cientos de miles de años. El glutatión, una sustancia química bastante simple, se considera uno de los agentes desintoxicantes más importantes en el cerebro humano. Éste es un tripéptido, lo que significa que consiste de sólo tres aminoácidos. A pesar de su simplicidad, cumple funciones de largo alcance en la salud cerebral.

La función más importante que tiene es servir como sustrato para la enzima glutatión S-transferasa, la cual está implicada en la transformación de una serie de toxinas y las hace más solubles en agua para que sea más sencillo excretar las. Las deficiencias en la función de esta enzima se asocia con un amplio rango de problemas médicos, incluyendo melanoma, diabetes, asma, cáncer de mama, Alzheimer, glaucoma, cáncer de pulmón, enfermedad de Lou Gehrig, Parkinson y migrañas, por mencionar sólo algunos. Una vez que entendemos las utilidades cardinales del glutatión como antioxidante y desintoxicante, tiene sentido hacer todo lo posible para mantener y hasta mejorar los niveles de glutatión.


¿Cuáles componentes impulsan las reacciones antioxidantes y desintoxicantes?

Se han identificado varios componentes naturales que impulsan las reacciones antioxidantes y desintoxicantes por medio de la activación del sistema de la Nrf2. Entre ellos se encuentra

  • la curcumina de la cúrcuma

  • el extracto de té verde

  • la silimarina

  • el extracto de bacopa

  • el DHA

  • el sulforafano (presente en el brócoli) y la bufera

Cada una de estas sustancias tiene la efectividad suficiente para poner en marcha en el cuerpo la producción innata de antioxidantes claves, incluyendo el glutatión. Si ninguno de ellos te suena a algo que suelas consumir de manera cotidiana, te dará gusto saber que uno de los activadores de la Nrf2 más poderosos en la naturaleza es, ni más ni menos, que el café. Hay varias moléculas en el café, algunas de las cuales están presentes en el grano crudo y otras de las cuales se generan durante el proceso de tostado, que son responsables de este efecto positivo.* Además de la función antioxidante, la activación de Nrf2 incita a ciertos genes a producir una amplia gama de sustancias protectoras que refuercen las reacciones desintoxicantes del cuerpo mientras sosiegan la inflamación, todo lo cual es muy saludable para el cerebro.

Referencias en orden de aparición

*D. Harman, "Aging: A Theory Based on Free Radical and Radiation Chemistry", Journal of Gerontology 11, núm. 3 (julio de 1956), pp. 298-300.

*D. Harman, "Free Radical Theory of Aging: Dietary Implications", American Journal of Clinical Nutrition 25, núm. 8 (agosto de 1972), pp. 839-849.

*U. Boettler et al., "Coffee Constituents as Modulators of Nrf2 Nuclear Translocation and ARE (EpRE)-Dependent Gene Expression", Journal of Nutrition Biochemistry 22, núm.5 (mayo de 2011), pp. 426-440.


¿Ya leíste este artículo?

¡Déjame saber qué te pareció! Comenta aquí abajo y comparte en tus plataformas favoritas o con la persona que crees que le será de gran ayuda.

5 vistas

Entradas Recientes

Ver todo
  • White Instagram Icon
  • White Pinterest Icon
  • Blanco Icono de Spotify

© Mønclair 2020
All rights reserved
Design Paulina